Desde el pasado 1 de junio de 2013, a raíz de la aprobación del Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, de certificación de la eficiencia energética de los edificios, toda vivienda puesta en venta o alquiler requiere de un certificado de eficiencia energética que muestre las características y e

Ver artículo original

Share This